Archivo de febrero de 2013

UNOS BILLOWY PARA LOS GANADORES

Compartelo

Ya tenemos a los ganadores de nuestro concurso de Facebook en el que os preguntábamos sobre lo que esperabais de nuestra próxima colección. Sin duda y como siempre, nos sorprendéis con vuestras respuestas.

¡Enhorabuena a Nines Lapuente y Vicky Hernández! En breve contactaremos con vosotros para enviaros a vuestro domicilio un estupendo par de zapatos Billowy. Esperamos que compartáis con todos nosotros en las redes sociales vuestro estupendo premio cuando lo recibáis.

¡Muchísimas gracias a todos por participar! Esperamos que nuestra nueva colección que os presentaremos en breve, os guste a todos.

Un fin de semana de… ¡nieve!

Compartelo

 

 

Parece que este fin de semana además de hacer mucho frío, la nieve llegará a casi todos los rincones, así que os proponemos algunos planes en familia y pasados por nieve.

A los pequeños les encanta pasar un día en familia jugando con la nieve. La edad ideal para ir a la nieve es a partir de los cuatro años, porque ya tienen el aguante físico necesario para caminar aunque se les hundan las botas en la nieve, resisten con humor los resbalones y saben revolcarse, construir muñecos y hacer guerras de bolas.

Es importante que vayáis todos bien equipados. Se recomienda ropa interior de algodón, que favorece la transpiración, jerséis de lana y poliéster, si son de cuello alto mejor, pantalones impermeables y acolchados, abrigo impermeable, manoplas también impermeables o guantes impermeables, y gorros de forro polar, que tapen cuello y orejas.  Para escoger el calzado hay que tener en cuenta que en la nieve, a los niños se les quedan los pies fríos con mucha facilidad. Para evitarlo hay que proteger bien piernas y pies: las botas de agua no son eficaces porque el frío atraviesa enseguida la suela de plástico, es necesario otro tipo de bota más recia, de suela gruesa, que no se cale y, a ser posible, con forro interno y de caña media o alta.

Una vez listos ya sólo es necesario tener muchas ganas de divertirse. Os proponemos algunos juegos. De entre los más típicos está el fabricar un estupendo muñeco de nieve. Si sois unos cuantos podéis proponer construir el muñeco de nieve más original.

No puede faltar la clásica guerra de bolas. Una buena idea es crear dos equipos y delimitar un campo de acción en el que haya obstáculos y lugares donde guarecerse para dar más emoción al juego. Si además estamos equipados con buenos guantes, podemos organizar un “pasar la bola”. Formando un círculo tendremos que pasar ordenadamente una bola de nieve de unos a otros al compás de una canción sencilla. Al jugador que se le rompa la bola de nieve en sus manos quedará eliminado. El ganador será el último que quede en el círculo.

Algo más tranquilo puede ser el dar de comer a los pájaros que no emigran durante el invierno.  Suelen quedarse alrededor de las ciudades y en nuestros jardines porque cuando hace mucho frío y nieva les es más fácil encontrar comida en estas zonas. Podemos preparar junto a nuestros peques comederos para pájaros. Rellenamos simples vasos de plástico con alpiste impregnado en grasa, por ejemplo, y esperamos a que acudan a comer. Es divertido, educativo y muy ecológico.

Sin duda la nieve ofrece grandes dosis de diversión. Es una oportunidad para jugar en familia, hacer ejercicio y comunicarse. Para los más pequeños la experiencia les reporta muchos beneficios: establecen contacto con la nieve, respiran aire puro y hacen ejercicio sin darse cuenta. Caminar por la nieve sirve para desentumecer los huesos y brinda una ocasión perfecta para jugar con los hijos.

 

Viajar con niños

Compartelo

A muchos nos gusta planificar con tiempo cualquier escapada, ya sea de fin de semana, porque llegan vacaciones, o aprovechando unos días libres. Pero, ¿cómo viajar con niños y no morir en el intento?

Lo que nos debemos repetir una y otra vez, es que hay que llevar lo estrictamente necesario. Hay que hacer el esfuerzo y reducir la cantidad de equipaje a la mínima expresión. En ocasiones cargamos con miles de cosas “necesarias” y otras “por si acaso”.

Cuando salimos de viaje, cargar con demasiadas cosas encima nos será, en muchos casos, imposible. Depende del medio de transporte que vayamos a utilizar tenemos más o menos espacio. Si viajamos en nuestro coche podremos estirarnos un poco más pero sin duda no es necesario intentar que nos quepa todo el cuarto de los niños.

Un primer consejo es sintetizar. Todo lo que llevemos irá con nosotros a la ida y a la vuelta, y cada vez que nos movamos de un lado a otro. Esta regla es más fácil de cumplir por los adultos porque cada vez viajamos más ligeros de equipaje y con un par de mudas y un poco de ingenio nos arreglamos. Así que, ése debería ser nuestro objetivo para viajar con niños también: no nos compliquemos, y sirvámonos del sentido común.

Hay que recordar lo básico: niños cómodos, limpios, bien alimentados, protegidos, y felices. Es interesante quizá que preparemos un kit básico de viaje acorde al destino y duración del mismo. Salvo que planeemos un viaje a un destino muy recóndito, algo poco probable con niños, siempre dispondremos de las cosas mínimas para su aseo. No deberíamos cargarnos con botes de toallitas, ni infinidad de pañales, llevaremos lo necesario para el trayecto de ida y nada más.

Con respecto a la ropa, que sean prendas cómodas, y combinables, así no hay que llevar tantos modelitos. Que se puedan lavar fácilmente y no pasa nada por ir sin planchar unos días. Son días en lo que debemos relajarnos de determinadas tareas.

Dependiendo de la duración del viaje de ida y del medio elegido podremos estirarnos un poco más con el tema de la comida. Si viajamos en nuestro coche siempre tenemos la opción de meternos una pequeña neverita con comida para el viaje.

Por último un pequeño botiquín. No podemos cargar con una farmacia en la maleta, así que habrá que llevar lo básico, lo elemental para casos de emergencia.

Si tenéis bebés o niños muy pequeños, no os dejéis su juguete o peluche favorito. Suele darles mucha seguridad, y les hará sentir como en casa. Un libro de cuentos o para pintar para los más mayores.

Disfrutad de vuestras escapadas, y ya sabéis el ingrediente imprescindible para organizarnos, el sentido común.

Seguimos premiando vuestra fidelidad

Compartelo

 

Porque queremos seguir premiando vuestra fidelidad, y que disfrutéis de un buen par de zapatos de Billowy, os invitamos a participar en nuestro nuevo concurso de Facebook.

En esta ocasión queremos conocer lo que esperáis de la nueva colección de Billowy para la próxima temporada. Falta poco para que os demos a conocer nuestra nueva colección, y nos gustaría que nos sorprendierais con lo que os imagináis que Billowy traerá para esta primavera-verano. Hazte fan de nuestra página, cuéntanos qué es lo que esperas de nuestra colección primavera-verano 2013, y participa en nuestro concurso.

Desde el lunes 18 hasta el próximo domingo 24 de febrero entra en nuestro muro, cuéntanos tu idea, compártela con tus amigos y conocidos, y llévate un par de zapatos Billowy de nuestro Outlet ¡Sorteamos dos pares!

Si tu  respuesta es la que más gusta a nuestro equipo de creativos te alzarás con el premio.

Invita a tus amigos a participar compartiéndolo en tu muro.

Un San Valentín especial

Compartelo

 

¿Podemos seguir celebrando el Día de los Enamorados rodeados de niños? Claro que sí. Sólo se trata de darle otro enfoque, y celebrar esta fiesta rodeados de los que más queremos.

En muchas familias en la que ya hay niños, lo ideal es organizar algo para compartirlo con ellos, disfrutar del día y repartir mucho amor.

Es el día de los enamorados pero podemos transformarlo en una hermosa velada familiar. El amor que cada persona tiene a su familia es totalmente equitativo entre pareja e hijos, así que hay que aprovechar la ocasión para pasarlo muy bien todos juntos.

Os proponemos una primera opción que es hacer una fiesta en casa, algo único y diferente. Regalar cosas a los niños, invitarlos a que ellos piensen algo que regalar a sus hermanos y a los padres, dar un paseo, en definitiva, pasar el día en familia.

Para la fiesta podéis aprovechar y decorar determinados rincones de la casa con motivos románticos: globos con forma de corazón, mensajes agradables en las paredes, serpentinas de colores llamativos y demás artilugios que volverán locos de alegría a los niños en cuanto los vean.

Otra sugerencia igual de romántica es reservar mesa en un restaurante donde ofrezcan un menú determinado por el día de San Valentín, avisando de que la idea es acudir con los niños. En muchos sitios contarán con platos especiales para satisfacer a cada miembro de la familia según sus preferencias en uno de los días del año más señalados y provechosos para los comercios de este tipo. Los más pequeños estarán la mar de contentos solo por el hecho de poder tomar sus comidas y dulces favoritos, todo ornamentado con mucho rojo.

El día de San Valentín, de los enamorados, puede convertirse sin duda en una increíble y mágica celebración entre padres e hijos, entre las personas que más se quieren en el mundo.

Eso sí, aunque animemos a los más pequeños a participar y a tener muestras de cariño con los papás, no nos podemos olvidar de la pareja. Habrá que reservar un detalle más íntimo aunque ya tengamos algún peque entre nosotros. San Valentín siempre debe ser un día especial.

 

Carnaval, días para disfrutar en familia

Compartelo

 

¿Estáis ya preparados para el Carnaval? Vestidos de época, princesas, piratas, superhéroes, un sinfín de colores para maquillajes infantiles, purpurinas, pelucas, sombreros… infinidad de complementos al servicio de la imaginación, de la ilusión y de la creatividad.

¿Sois de los que os disfrazáis con vuestros peques? Seguro que el ver a papá y a mamá disfrazados es para ellos una experiencia y un recuerdo imborrable.

Los días de carnaval son un momento extraordinario para sorprender a nuestros hijos y a todos los demás. Hay mil maneras e ideas para disfrutar de estos días con los más pequeños de la casa, pero entre las más prácticas y divertidas, está la realización del propio disfraz ¿Qué mejor que un disfraz casero 100%? Es una buena oportunidad para que vuestros peques os ayuden y para poner a funcionar vuestra imaginación ¿Qué niño no disfruta llenándose de pintura y pegamento? Además si ven a los padres haciendo lo mismo, mejor que mejor, seguro que les encanta conocer vuestro lado más gamberro, más creativo y juguetón, el carnaval es una fecha idónea para que nuestros hijos puedan conocer y sentirse identificados con nuestra faceta más cómica y divertida.

Hay un amplio abanico para elegir, podemos recurrir a la compra o al alquiler del disfraz, a la elaboración tradicional mediante patrón, tela, aguja e hijo, aunque quizás la mejor manera de compartir el tiempo, la creatividad y la ilusión con nuestros hijos sea que nos tomemos un poco de tiempo y realicemos con ellos nuestras propias creaciones: máscaras o disfraces que podemos confeccionar con ellos, sin un excesivo esfuerzo y empleando materiales tan cotidianos como: papel, cartón, bolsas, telas, tijeras, y pegamento, por ejemplo.

¿Necesitas inspiración? Los temas y personajes son innumerables, desde la caracterización de flores, mariposas, animales, a la creación de personales cotidianos o de cuentos y películas. Aprovecha todos los preparativos de la fiesta para disfrutar y compartir esos momentos en familia.

No os olvidéis que en una fiesta de Carnaval no pueden faltar los juegos o cualquier actividad para los niños. Bailar y cantar es lo más solicitado por los peques de la casa, pero también podéis organizar un concurso o un desfile de disfraces, o incluso un karaoke.

Si tenéis ocasión, compartid con nosotros en las redes sociales vuestros días de Carnaval en familia. Seguro que nos sorprendéis con vuestros estupendos disfraces.

Motivación durante todo el curso

Compartelo

 

Muchas veces los padres nos preguntamos, ¿cómo podemos tener motivados a los niños todo el curso? Entre la temporada de vacaciones de navidad, y los días festivos, ¿cómo hacer que los más pequeños, y no tan pequeños, sigan aprendiendo con la misma ilusión del primer día?

Los padres tenemos la tarea de enseñarles la necesidad de recibir una educación y una buena enseñanza pero, ¿cómo?  Creando siempre una actitud positiva y motivando a los hijos en la necesidad de recibir una buena enseñanza y una educación completa. Es verdad que los colegios tienen la gran responsabilidad de conseguir que los alumnos se motiven por el aprendizaje, pero sin la ayuda de los padres, lo tienen más complicado.

Aquí os puede ayudar realizar actividades de ocio de carácter educativo, actividades donde se implique toda la familia. El niño se motivará más por aprender cuando perciba que esa motivación es un elemento compartido por su familia.

¿Y qué pasa con las actividades extraescolares? A veces nos entra la duda de si apuntarles o no. En general los niños lo que prefieren es que sus padres pasen tiempo con ellos jugando. Si miramos el estilo de vida actual nos daremos cuenta que son muchos los niños que pasan la mayor parte del tiempo o en el colegio, o frente a la televisión, o jugando a videoconsolas o jugando solos. Por eso a veces realizar actividades extraescolares es muy bueno para que se relacionen con otros niños y aprendan a socializarse. Hoy día hay actividades extraescolares maravillosas donde los niños se relacionan, juegan, aprenden y se divierten.  El tema está en no obsesionarnos por apuntar a los hijos a actividades desde pequeños. Antes de apuntar a un niño a una actividad hay que sopesar para qué es y quién se beneficia de ella. La mejor actividad que puede realizar un niño es jugar con sus padres, lo demás hay que verlo como un complemento, pero nunca como algo que pueda sustituir la relación entre los padres y los hijos.

Es fundamental motivar a los hijos desde que son pequeños por la cultura, la educación y el aprendizaje. Si lo hacemos desde edades tempranas es más probable que lo incorporen como una parte inseparable de su propio deseo e identidad.  Sea cual sea la edad, hay que conseguir que aprender y estudiar sea un deseo. Después hay que intensificar ese deseo, y para ello tenemos que hacer que lo perciba como necesario para que insista en conseguir sus metas. También debemos hacer más atractiva la meta (incentivando los logros). Por último lo único que queda es facilitarle la tarea (que no significa que otros lo hagan por él o ella), mostrándole nuestro apoyo y siempre haciéndole ver que es capaz de conseguir las metas que se proponga.

Es necesario motivar fomentando el optimismo, ya que las emociones favorecen o dificultan nuestra capacidad de pensar, de planificar, de enfrentarse a una tarea, etc.

Calendario de Post
febrero 2013
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  
Encuesta

¿Qué os parece el nuevo blog de Billowy?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...